lunes, 14 de marzo de 2011

TESIS DE GRADO SOBRE RECREACION

Trabajo de grado sobre recreación
Evidencia del trabajo propioceptivo utilizado en la
prevención de lesiones deportivas
Monografía para optar el título de Especialista en Educación Física:
entrenamiento deportivo.
Por
Carolin Naty Ávalos Ardila avaloscaroline@gmail.com
Javier Alirio Berrío Villegas javierberrio@gmail.com
Asesor
Carlos Mario Álvarez
Licenciado en Educación Física
Especialista en Educación Física: Actividad Física y Salud
Universidad de Antioquia, Instituto Universitario de Educación Física
Especialización en Educación Física: Entrenamiento Deportivo
Medellín, Colombia, 2007.
2
EVIDENCIA DEL TRABAJO PROPIOCEPTIVO UTILIZADO EN LA
PREVENCION DE LESIONES DEPORTIVAS
CAROLIN AVALOS ARDILA
JAVIER BERRIO VILLEGAS
Monografía para optar el título de Especialista en Educación Física:
entrenamiento deportivo
Asesor
CARLOS MARIO ÁLVAREZ
Licenciado en Educación Física
Especialista en Educación Física: Actividad Física y Salud
UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA
INSTITUTO DE EDUCACIÓN FÍSICA
ESPECIALIZACIÓN EN EDUCACIÓN FÍSICA:
ENTRENAMIENTO DEPORTIVO
MEDELLÍN
2007
CONTENIDO
3
Introducción
1. Descripción del problema
1.1 El problema
2. Justificación
3. Objetivos
3.1 Objetivo general
3.2 Objetivos específicos
4. Marco teórico
4.1 Definiciones de propiocepción
4.1.1 Mecanismos anatomo - fisiológicos que explican la propiocepción
4.2 Factores de riesgo para presentar lesiones durante la práctica deportiva
4.3 Beneficios que se derivan del entrenamiento de la propiocepción
4.4 Evidencia científica que muestra la disminución de lesiones deportivas
mediante el entrenamiento de la propiocepción
4.5 Entrenamiento de la propiocepción
4.5.1 Cuantificación de la propiocepción
5. Metodología
6. Productos esperados
7. Conclusiones
8. Bibliografía
9. Guía de ejercicios de propiocepción
9.1 Cadera
9.2 Rodilla
9.3 Tobillo
4
INTRODUCCIÓN
Es común que cuando un deportista se lesiona, se quiera llegar a un
diagnóstico adecuado, para de ahí iniciar un manejo correcto, inmediato, y así
evitar complicar la salud del atleta. Una lesión deportiva puede variar desde
una situación sencilla, que requiera únicamente de algún tipo de inmovilización
o reposo, hasta aquellas que ponen en peligro un segmento, un sistema o
incluso la muerte. De ahí la importancia de establecer un diagnóstico y
tratamiento efectivos que disminuyan las secuelas de las lesiones en los
atletas.
Por otro lado algunos deportistas pueden ser más propensos a las lesiones que
otros, debido a razones físicas, como la mala alineación de un segmento
corporal, imbalances musculares, hiperlaxitud ligamentaria, rigidez articular,
entre otros.
En la ciudad de Medellín y en nuestros equipos de fútbol a nivel profesional
existen pocos programas específicos de trabajo propioceptivo en deportistas,
los cuales están sujetos a cambios repentinos de movimiento y a las exigencias
de los entrenamientos y las competencias sobre terrenos irregulares, lo cual
puede conllevar a la aparición de lesiones.
Es nuestra intención argumentar la importancia del trabajo de propiocepción,
basados en la interacción compleja de conceptos teórico - prácticos y poner en
evidencia que este entrenamiento es útil para la prevención de lesiones
deportivas.
5
1. DESCRIPCION DEL PROBLEMA
Tanto en el ámbito mundial como nacional se nota un incremento en el número
de personas que practican alguna actividad deportiva, lo cual implica un
aumento de la posibilidad de presentar alguna lesión osteomuscular durante
dicha práctica.
En nuestro medio existe una marcada tendencia a intervenir los eventos o las
patologías una vez estas se han presentado, siendo escasas las acciones
preventivas, de gran relevancia en los individuos que inician el proceso o están
involucrados en deportes de alta competencia.
Los trabajos de propiocepción, fuerza, coordinación, son relegados en muchas
ocasiones solo para la recuperación de los deportistas ya lesionados y no se
utilizan como medio para prevenir la aparición de lesiones.
1.1 EL PROBLEMA
¿Existe alguna evidencia de que el trabajo de propiocepción es útil en la
prevención de lesiones deportivas?
2. JUSTIFICACIÓN
Quizás el deportista no está en una forma física adecuada, o exista en él un
desequilibrio en algunas de sus capacidades físicas que le conduzcan ya sea a
la fatiga, a la disminución del tiempo de reacción, a la falta de coordinación, y
en el peor de los casos a una lesión de tipo osteomuscular que le cueste el
abandono de la actividad deportiva.
La exploración física previa relaciona el trabajo del fisioterapeuta deportivo, con
el del preparador físico como método de educación preventiva (fisioprofilaxis).
Las actividades de trabajo propioceptivo y la aplicación de medidas profilácticas
correspondientes, deben garantizar la disminución en la incidencia de lesiones
y la continuidad del trabajo preventivo bajo los parámetros de la evaluación,
seguimiento y control.
6
3. OBJETIVOS
3.1 GENERAL
Conocer la utilidad que tiene el entrenamiento de la propiocepción en la
prevención de lesiones en los deportistas de alto rendimiento, por medio de la
revisión de la literatura mundial.
3.2 ESPECÍFICOS
_ Conocer las diferentes metodologías existentes para el entrenamiento de
la propiocepción.
_ Determinar los beneficios que tiene el entrenamiento de la propiocepción
en la disminución de las lesiones deportivas.
_ Proponer un esquema de entrenamiento de la propiocepción como
herramienta de prevención de lesiones en deportistas de alto
rendimiento.
7
4. MARCO TEÓRICO
4.1 DEFINICIONES DE PROPIOCEPCION
La propiocepción hace referencia a la capacidad del cuerpo para detectar el
movimiento y posición de las articulaciones. Es importante en los movimientos
comunes que se realizan a diario, especialmente en los movimientos deportivos
que requieren un mayor nivel de coordinación (Saavedra, 2003; Lephart, 2003;
Griffin, 2003)
El término PROPIOCEPCION ha evolucionado; hoy, se conoce como la
conciencia de posición y movimiento articular, velocidad y detección de la
fuerza de movimiento, la cual consta de tres componentes (Saavedra, 2003;
Lephart, 2003):
a. Estatestesia: Provisión de conciencia de posición articular estática.
b. Cenestesia: Conciencia de movimiento y aceleración.
c. Actividades efectoras: Respuesta refleja y regulación del tono
muscular.
Sherrington (1906) describe la propiocepción como la información sensorial que
contribuye al sentido de la posición propia y al movimiento. Actualmente ésta
incluye la conciencia de posición y movimiento articular, velocidad y detección
de la fuerza de movimiento (Saavedra, 2003).
La propiocepción mantiene la estabilidad articular bajo condiciones dinámicas,
proporcionado el control del movimiento deseado y la estabilidad articular. La
coordinación apropiada de la coactivación muscular (agonistas – antagonistas)
atenúa las cargas sobre el cartílago articular (Ibid.).
La propiocepción, es entonces, la mejor fuente sensorial para proveer la
información necesaria para mediar el control neuromuscular y así mejorar la
estabilidad articular funcional (Lephart, 2003).
La propiocepción depende de estímulos sensoriales tales como: visuales,
auditivos, vestibulares, receptores cutáneos, articulares y musculares. En la
rodilla es determinada principalmente propioceptores y mecano receptores
articulares (Ruffini, corpúsculos Pacini, terminaciones nerviosas libres, órganos
tendinosos de Golgi) (Saavedra, 2003).
La también llamada sensibilidad cinestésica, permite moverse en la oscuridad o
de percibir la posición de las extremidades. El concepto de hacer ejercicios
propioceptivos para restaurar control neuromuscular fue introducido
inicialmente en programas de la rehabilitación. Fue pensado porque los
ligamentos contienen mecano receptores, y una lesión a un ligamento alteraría
información aferente, así que en el entrenamiento, después de una lesión, sería
necesario restaurar esta función neurológica alterada. Más recientemente, las
técnicas de acondicionamiento neuromuscular se han utilizado para la
prevención de lesiones (Griffin, 2003).
8
4.1.1. MECANISMOS ANATOMO - FISIOLOGICOS QUE EXPLICAN LA
PROPIOCEPCION
La propiocepción depende de estímulos sensoriales provenientes de los
sistemas visual, auditivo y vestibular, de los receptores cutáneos, articulares y
musculares, que son responsables de traducir eventos mecánicos ocurridos en
los tejidos en señales neurológicas (Saavedra, 2003).
La propiocepción ha sido caracterizada como una variación especializada del
tacto, la cual incluye la habilidad para detectar tanto la posición como el
movimiento articular. La propiocepción ocurre por una compleja integración de
impulsos somatosensoriales (conscientes e inconscientes) los cuales se
transmiten por medio de mecanorreceptores, permitiendo el control
neuromuscular de parte del atleta. (Childs, 2003; Buz, 2004)
La estabilidad dinámica articular resulta de un preciso control neuromotor de
los músculos esqueléticos que atraviesan las articulaciones. La activación
muscular puede ser iniciada concientemente (orden voluntaria directa) o
inconscientemente y automáticamente (como parte de un programa motor o en
respuesta a un estímulo sensorial). El término control neuromuscular se refiere
específicamente a la activación inconsciente de los limitantes dinámicos que
rodean una articulación (Lephart, 2003; Buz, 2004).
Existen básicamente tres clases de mecanorreceptores periféricos, los cuales
incluyen receptores musculares, articulares y cutáneos, responden a
deformación mecánica producida en los tejidos y es enviada al sistema
nervioso central, modulando constantemente el sistema neuromuscular. Las
vías aferentes hacen sinapsis en el asta dorsal de la medula espinal y de allí
pasan directamente o por medio de las interneuronas a las neuronas alfa y
gamma, las cuales controlan la información proveniente de la periferia. La
información aferente, también es procesada y modulada en otros centros de
control en el sistema nervioso central como son el cerebelo y la corteza.
Trabajando en forma completamente subconsciente, el cerebelo tiene un rol
esencial en la planificación y modificación de las actividades motoras. El
cerebelo es dividido en tres áreas funcionales, la primera es el Vestíbulo –
cerebellum responsable de controlar los músculos axiales primarios que tienen
que ver con el equilibrio postural; mientras que la segunda división, el cerebro –
cerebellum, esta principalmente involucrada en la planificación e iniciación de
movimientos que requieren precisión, rapidez y destreza. La tercera división, el
espino – cerebellum, recibe información aferente somatosensorial, visual y
vestibular, sirve para ajustar movimientos a través de conexiones con el bulbo
reaquídeo y la corteza motora. Adicionalmente, esta división regula el tono
muscular por medio de motoneuronas gamma. A partir de lo anterior, los tres
tipos de mecanorreceptores tienen un rol interactivo en el mantenimiento de la
estabilidad articular (Childs, 2003; Buz, 2004).
Cuatro tipos de mecanorreceptores han sido descritos en la literatura (Ibid.):
9
1) Tipo 1: Ruffini, que tienen un bajo umbral mecánico de activación y
una lenta adaptación a la deformación. Esto hace que solo estén calificados
para detectar posición estática articular, presión intraarticular, limite articular,
amplitud y velocidad de movimiento. Estudios histológicos han demostrado que
se encuentran localizados en la bursa subacromial, ligamentos
glenohumerales, cápsula del hombro, ligamentos cruzados y colaterales de la
rodilla, ligamentos meniscofemorales, meniscos, ligamentos talofibular anterior
y posterior, ligamentos calcáneo fibular y deltoides.
2) Tipo 2: Corpúsculos de Pacini, tienen bajo umbral de excitación y se
adaptan rápidamente. Son responsables de detectar señales de aceleración y
desaceleración de la articulación. Están ubicados en los ligamentos
glenohumerales del hombro, cápsula articular, todos los ligamentos
estabilizadores de la rodilla, meniscos y todos los ligamentos del tobillo.
3) Tipo 3: Son similares al órgano tendinoso del Golgi que se encuentra
en la unión miotendinosa. Tienen un alto umbral para la excitación y no son
adaptables. Responden sobre los extremos de movimiento y pueden ser
responsables en la mediación de arcos reflejos de protección. Además,
detectan la dirección de movimiento y la posición articular. Están presentes en
los ligamentos glenohumerales del hombro, ligamentos cruzados y colaterales
de la rodilla y todas las estructuras ligamentosas del tobillo.
4) Tipo 4: Son terminaciones nerviosas libres que detectan estímulos de
dolor.
Los receptores musculares consisten de husos y órgano tendinoso de Golgi. El
huso muscular ayuda a controlar de forma precisa la actividad muscular. La
longitud y velocidad de movimiento muscular son detectadas por fibras
primarias y secundarias que están íntimamente conectadas con las fibras
musculares intrafusales especializadas. Las fibras primarias tipo 1, detectan el
grado y frecuencia del estiramiento en el músculo, mientras que las fibras
aferentes tipo 2, detectan primariamente el grado de estiramiento. Esta
información es trasmitida al sistema nervioso central, donde es procesada,
integrada y modulada en la medula espinal, cerebelo, corteza cerebral y otros
centros de control. Una vez la información es procesada, la respuesta
regulatoria apropiada es transmitida de regreso al músculo por medio de vías
eferentes (motoneuronas alfa y gamma), que estimulan las fibras musculares
tanto intrafusales (alfa) como extrafusales (gamma), ayudando a mantener así
el control preciso del movimiento. El reflejo de estiramiento muscular sobre la
rodilla, es una representación clásica de que este mecanismo ocurre a nivel
medular espinal. (Ibid.)
El órgano tendinoso de Golgi, localizado en el colágeno de la unión
miotendinosa y posiblemente en los elementos contráctiles del músculo,
responde a incrementos y disminuciones en la tensión muscular,
principalmente durante la contracción muscular. La activación de ellos, produce
relajación de los músculos agonistas estirados y contracción de los
antagonistas. Algunos investigadores han hipotetizado que el sistema husos
musculares puede ser el componente más significativo del sistema
10
neuromuscular durante las actividades normales de la vida diaria. Esto se debe
a que los receptores articulares contribuyen con información sensorial al final
del movimiento articular disponible, posiciones que no ocurren durante las
actividades normales. Este sistema es especialmente activo durante la
deambulación para facilitar la progresión del ciclo de marcha normal. Los
receptores articulares juegan un rol mucho mas significativo en el rendimiento
atlético, en el cual los extremos del movimiento articular es mas posible que
ocurran (Ibid.).
Investigaciones han demostrado que los mecanorreceptores juegan un
importante rol en la estabilización articular. Los mecanismos de
retroalimentación (feedback) están mediados por numerosos reflejos
protectivos, los cuales continuamente actualizan la actividad muscular. Por
ejemplo, la deformación leve en los ligamentos de la rodilla ha sido demostrado
produce un marcado incremento en la actividad las vías aferentes de los husos
musculares, lo cual sitúa la articulación en su contexto funcional. Kim y
asociados, demostraron que la estimulación de los ligamentos colaterales de la
rodilla produce una contracción de los músculos que la rodean. Además, otros
autores como Solomonov y cols., Buchanan y cols. desencadenaron una
respuesta muscular con estimulación del ligamento cruzado anterior y con una
carga aplicada en valgo y varo sobre la rodilla.
Solomonov y cols. describieron un arco del ligamento cruzado anterior –
hamstring en gatos anestesiados. Altas cargas en el ligamento cruzado anterior
produjeron un incremento en la actividad electromiografica en los hamstrings
con silencio eléctrico en el cuadriceps. Esta actividad electromiografica en los
hamstrings no fue evidente cuando la carga sobre el ligamento cruzado anterior
fue leve o moderada. Fue propuesto que este arco reflejo del ligamento
cruzado anterior – hamstrings sirve para proteger el ligamento cruzado anterior
durante condiciones de alta carga. Sin embargo, es desconocido si este arco
reflejo puede proteger la articulación de lesiones si las cargas altas son
aplicadas rápidamente. Bajo condiciones de cargas rápidas, el ligamento
puede ser cargado y roto antes de que una tensión muscular suficiente pueda
ser generada para proteger el ligamento (Ibid.).
Existen otros reflejos propioceptivos que se originan desde la cápsula articular
o la unión músculo - tendinosa. Esto fue demostrado por Solomonov y cols.
quienes reportaron actividad mioeléctrica incrementada en los hamstrings en
un paciente con deficiencia del ligamento cruzado anterior durante una prueba
isokinética maximal a baja velocidad del cuádriceps. El incremento de la
actividad electromiografica ocurrió simultáneamente con luxación anterior de la
tibia sobre aproximadamente 40 grados de flexión de rodilla y estuvo asociada
con una disminución en el torque del cuádriceps y actividad electromiografica.
Debido a que el ligamento cruzado anterior estaba roto, el reflejo de
contracción de los hamstrings pudo no haber estado mediado por receptores
originados en este ligamento. Fue propuesto que este reflejo de contracción
estaba mediado por receptores en la cápsula articular o en el músculo
hamstrings (Childs, 2003).
11
Aunque el mecanismo de retroalimentación (feedback) ha sido considerado
tradicionalmente el mecanismo primario de control neuromuscular, el
mecanismo de anticipación o anterogrado (feedforward) que planifica
programas de movimiento y activa la musculatura en base a las experiencias
vividas anteriormente, también juega un papel importante en el mantenimiento
de la estabilidad articular. Este mecanismo esta caracterizado por el uso de
información propioceptiva en preparación para cargas anticipadas o actividades
que pueden ser realizadas. Este mecanismo sugiere, que un constructo interno
para la estabilidad articular es desarrollado y sufre continuas actualizaciones
sobre la base de experiencias previas bajo condiciones conocidas. Esta
información preparatoria es acoplada con impulsos propioceptivos de tiempo
real, para generar comandos motores preprogramados que permitan lograr los
resultados deseados (Childs, 2003; Buz, 2004).
La lesión de una articulación puede llevar a una retroalimentación sensorial y a
un control neuromuscular alterados. Con lesiones traumáticas de la rodilla, se
pueden romper anatómicamente los mecanorreceptores, lo cual lleva a un
deterioro del control neuromuscular. Otros sugieren que las lesiones alteran las
características de movimiento articular (Childs, 2003).
Los mecanorreceptores cutáneos que rodean la articulación proveen
exclusivamente información de eventos externos (exteroceptores) que afectan
el sistema articular. Los receptores cutáneos en la superficie plantar se cree
juegan un importante papel en el control postural por señalización de la
distribución del peso y localización del centro de masa (Buz, 2004).
Existen cuatro mecanorreceptores presentes en la piel: discos de Merkel,
corpúsculos de Meissner, corpúsculos de Rufini y Pacini (Ibid.).
VÍAS PROPIOCEPTIVAS:
Tanto la sensibilidad exteroceptiva como propioceptiva caminan entremezcladas
por los nervios periféricos hasta que penetran en la médula y tronco cerebral
donde cada tipo de sensibilidad viaja en un fascículo propio (Ruíz, 2001).
Vías de la sensibilidad propioceptiva:
Los cuerpos celulares de la primera neurona de esta vía se localizan en los
ganglios espinales cuya prolongación central penetra por las raíces posteriores
en la médula, asciende por los cordones medulares posteriores hasta los núcleos
grácilis y cuneatus del tronco cerebral (bulbo) donde se encuentra localizada la
segunda neurona. Las segundas neuronas tienen dos destinos (Garrido, 2003):
_ Una parte cruzan el rafe medio, formando el lemnisco medio, que asciende
por el tronco cerebral hasta alcanzar el núcleo posterolateral y ventral del
tálamo. Desde el tálamo la tercera neurona establece conexiones con la
corteza parietal.
_ Otra porción van al cerebelo: fascículos espinocerebelosos. Estos
facículos no proporcionan información consciente, al no llegar a niveles
12
corticales. Contribuyen a regular el tono muscular y permiten que el
cerebelo ejerza su función de control de la postura y locomoción (Ibid.).
Vías de la sensibilidad exteroceptiva:
Penetra en la médula igualmente por las raíces posteriores y cruzando la
comisura medular anterior ascienden por el cuadrante antero lateral como tracto
espinotalámico, a través del tronco cerebral al tálamo (Ibid.).
VIAS CEREBELOSAS:
El cerebelo mantiene conexiones tanto aferentes como eferentes con todos los
elementos del sistema del equilibrio (Ibid.).
Aferencias cerebelosas:
Reciben información de la tríada de orientación témporo-espacial: Así la
información propioceptiva se la suministran los fascículos espinocerebelosos de
las vías de la sensibilidad propioceptiva. Son el haz espino-cerebeloso directo
que alcanza el cerebelo por el pedúnculo cerebeloso inferior y el haz cruzado que
lo alcanza por el superior. Ambos haces toman contacto primero con la corteza
paleocerebelosa y luego con los núcleos emboliforme y globoso del cerebelo
(Ibid.).
Eferencias cerebelosas:
_ Núcleos oculomotores: no están bien definidas cuales son las vías
aferentes y eferente que interconectan el cerebelo y el Sistema Oculo
Motor, pero es evidente que éste ejerce un control sobre los movimientos
oculares.
_ Núcleo rojo, a través de él conecta con la vía extrapiramidal teniendo así
acceso al control de las neuronas motoras de la sustancia gris medular.
Núcleos talámicos y subtalámicos a través de los cuales conecta con la
corteza cerebral.
_ Sustancia reticular: conectando a través de sus proyecciones ascendentes
con la corteza cerebral (Ibid.).
VIAS RETICULARES
Vía retículo-espinal: las eferencias nerviosas de la formación reticular son
vehiculadas por esta vía que establece conexiones homolaterales y
contralaterales a lo largo de toda la médula, transmitiendo impulsos inhibidores
tanto para las motoneuronas extensoras como para las flexoras, e impulsos
facilitadores. Aunque anatómicamente la vía no está bien definida por la cantidad
de colaterales que tiene, funcionalmente está relacionada con la mayor parte de
las acciones reflejas motoras del equilibrio, incluyendo ajustes posturales en
respuesta a estímulos sensoriales extravestibulares como pueden ser estímulos
auditivos, visuales o táctiles (Ibid.).
13
VIAS MOTORAS
Las vías motoras son el elemento efector, o sistema eferente, de los reflejos del
equilibrio y de la actividad consciente, voluntaria relacionada con él (Ibid.):
Vía corticoespinal piramidal: El sistema motor tiene su origen en la corteza
cerebral, circunvolución frontal ascendente (área prerrolándica, o área 4 de
Brodmann), también denominada área motora cortical piramidal. Su lesión
supone contralateralmente hemiplejía (Ibid.).
La vía desciende desde la corteza cerebral hacia los núcleos motores de los
pares craneales del tronco cerebral (haz córtico-pontino, también conocido como
fascículo geniculado) y a los núcleos de las astas anteriores de toda la médula
espinal (haz córtico-espinal), siendo ambas conexiones de tipo directo y cruzado.
Constituye la vía motora principal transmite las órdenes para los movimientos
voluntarios considerados rápidos. Gobierna la marcha mediante la transmisión de
órdenes voluntarias para la contracción dinámica muscular. Al ejecutar estos
movimientos voluntarios se produce una inhibición del tono muscular reflejo que
mantiene el equilibrio estático (Ibid.).
Sistema extrapiramidal: Tiene su comienzo en las áreas corticales
extrapiramidales. Desciende hacia el troncoencéfalo donde está constituida por
una serie de centros que integran y controlan las órdenes motoras. Este sistema
superpone a la acción motora piramidal, una serie de respuestas lentas de tipo
postural automáticas que son también necesarias para el mantenimiento del
equilibrio durante el movimiento, como por ejemplo el balanceo de los brazos
(Ibid.)
Circuitos propioceptivos intramedulares
Son la expresión más simple de lo que es un feed-back negativo y constituyen el
circuito monosináptico del reflejo miotático: stretch reflex. Elementos del circuito:
El músculo. Este emite impulsos aferentes (cadena inversa) a través de la
prolongación dendrítica de la neurona de un ganglio espinal. Estos impulsos
procedentes del músculo penetran por el asta posterior medular y allí empalman
directamente con las neuronas excitomotrices del asta anterior del mismo lado
(Ibid.).
El impulso eferente sale por el nervio motor (cadena directa), que emergiendo por
el asta anterior medular, llega al órgano efector, que es el músculo (Ibid.).
El estímulo desencadenante de este reflejo activador del circuito, es el
estiramiento muscular. La función de estos circuitos es mantener el control
isométrico (tono muscular) de la musculatura del esqueleto y fundamentalmente
de los músculos antigravitatorios. Cuando el cuerpo está en reposo, la actividad
muscular antigravitatoria consiste fundamentalmente en el mantenimiento y
adecuado ajuste del tono muscular de sostén: reflejo miotático. Este tono
muscular es el que fija en una determinada posición de las palancas
osteomusculares del equilibrio, siendo el guardián del equilibrio en situación de
14
reposo. Este reflejo miotático se manifiesta en toda la musculatura del
esqueleto, tenga o no relación con el equilibrio (Ibid.).
El sistema así explicado parece muy simple, pero en la realidad es más
complicado, ya que son tres los circuitos encargados del control automático del
tono muscular. Sobre este circuito propioceptivo intramedular de naturaleza
segmentaria, reflejo e inconsciente, base elemental del equilibrio, van a ejercer su
acción moduladora otros circuitos con origen en los receptores propioceptivos y
con participación de los órganos de gobierno supramedulares. Estos van a
intervenir mediante ordenes facilitadoras o inhibidoras, tanto de forma refleja
como consciente, desencadenando contracciones isométricas e isotónicas
capaces de originar movimientos para el mantenimiento constante de un
equilibrio estable y el restablecimiento del equilibrio perdido (Ibid.).
Circuitos propioceptivos supramedulares (supraespinales) inconscientes
Están constituidos por feed-back (retroalimentación) negativos
suprasegmentarios y multisinápticos que tienen como función regular en todo
momento el tono muscular agonista y antagonista en relación con la actitud
postural del momento. Se encuentran identificados con los reflejos llamados
supraespinales y van a producir respuestas más complejas y elaboradas que los
anteriores, encontrándose reajustadas por un centro de gobierno que es el
cerebelo (Ibid.).
Esquema del circuito: Comienza por un receptor representado por los
mecanorreceptores de los husos neuromusculares; sus cilindroejes aferentes,
que constituyen la cadena inversa, van a penetrar en las astas posteriores de la
médula donde conectan con otra segunda neurona. Tras esta sinapsis
intramedular el circuito toma dos trayectos ascendentes distintos hacia el
cerebelo, uno homolateral y otro heterolateral, formando los haces espinocerebelosos
directo (fascículo de Fleschsig) y cruzado (fascículo de Govers). El
circuito al salir de su centro de gobierno, el cerebelo, atraviesa la línea media
contactando con el núcleo rojo o de Stilling. Esta vía descendente cerebelo-rubroespinal
(vías espinocerebelosas) constituye la cadena directa o efectora que
terminará en las neuronas estriomotoras del asta anterior de la médula, cuyas
eferencias llegarán a los órganos ejecutores, la musculatura (Ibid.).
Circuitos propioceptivos supramedulares conscientes
A través de estos circuitos, el sistema propioceptivo suministra información
consciente de la postura corporal en su conjunto y de los movimientos de las
diversas partes del cuerpo, tanto en sus aspectos cuantitativos como cualitativos,
siendo capaz de precisarlos en datos como la sinergia, eumetría y euergia. Esta
información somatosensorial, que es muy precisa, es analizada y contrastada con
la de los otros dos receptores de la tríada de información, para poder corregir
cualquier actitud defectuosa en relación con el equilibrio, correcciones que se
realizan tanto consciente como inconscientemente. La importancia de estos
circuitos para el mantenimiento del equilibrio es capital, hasta el punto que una
interrupción en los mismos, origina trastornos incompatibles con la posición
ortostática en caso de faltar la información visual (Ibid.).
15
Esquema del circuito: Comienza por los receptores propioceptivos de la
sensibilidad profunda diseminados a todo lo largo del aparato
osteomusculoligamentario. Estos emiten información (cadena inversa) de la
acción y movimientos corporales. La cadena inversa discurre a lo largo de los
haces medulares de Goll y Bourdach que ascienden por los cordones medulares
posteriores hasta llegar a los núcleos del mismo nombre en la parte inferior del
bulbo. En los núcleos toman contacto con la segunda neurona y continúan
camino de forma heterolateral hacia la corteza cerebral, haciendo antes un relevo
en el tálamo óptico (tercera neurona). El circuito alcanza así la circunvolución
parietal ascendente, área donde se hacen conscientes nuestras sensaciones de
equilibrio y donde se desencadenan unas respuestas de éste tipo, con una
dirección común, los núcleos del puente. A nivel de los núcleos del puente, se
establece conexión con una nueva neurona y el circuito, traspasando la línea
media, alcanza la corteza del neocerebelo y la oliva cerebelosa. El cerebelo es el
órgano de gobierno por excelencia de todas las reacciones motoras voluntarias,
interviniendo en las funciones sinergéticas, eumétricas y euérgicas relacionadas
con el equilibrio corporal. La cadena directa es la vía eferente cerebelo-olivorubro-
espinal, que finalizará en las palancas osteomusculares (Ibid.).
Circuitos propioceptivos vestibulares
Son circuitos supramedulares que tienen como captores a los receptores
periféricos estatocinéticos del Sistema Vestibular. La información por ellos
suministrada inicia su recorrido de cadena inversa por las vías vestibulares, a lo
largo de las prolongaciones de la primera neurona localizada en los ganglios de
Scarpa y Böttcher (Ibid.).
Las prolongaciones de esta primera neurona pueden dirigirse a dos áreas
receptoras de su información: la corteza cerebelosa y los Núcleos Vestibulares.
La primera debe de considerarse como un centro de gobierno (precisión de
movimientos, adaptación y aprendizaje) y la segunda como un centro distribuidor
y coordinador de impulsos eferentes (reflejos rápidos). Los impulsos nerviosos de
estas dos formaciones tienen como destino los músculos posturales y se
utilizarán en el control del equilibrio. Los impulsos eferentes que salen del órgano
de gobierno cerebeloso caminan de nuevo a los Núcleos Vestibulares. Por medio
de esta vía de retorno de impulsos ya sojuzgados, el órgano de gobierno
cerebeloso controla todas las órdenes motrices de la vía vestibular (Ibid.).
A partir de los núcleos vestibulares los impulsos pueden seguir tres caminos:
Vía vestíbulo-espinal: las conexiones de los Núcleos Vestibulares con la médula
espinal constituyen la vía refleja más importante desde el punto de vista del
equilibrio corporal. Transmite estímulos efectores a distintos niveles de la médula
espinal que se descargan sobre la musculatura postural extensora para producir
contracciones isotónicas e isométricas. Esta acción se deja sentir principalmente
en la musculatura cervical y en menor grado sobre el resto de los músculos del
organismo (Ibid.).
16
Conexiones con los núcleos oculomotores de los pares craneales III, IV y VI: las
vías vestíbulo-oculares siguen trayectos homo y heterolaterales. Esta vía es la
responsable de la estabilidad de la mirada y de las desviaciones compensadoras
de los ojos durante los movimientos de la cabeza. Transmite el componente lento
del nistagmo. Conexiones con la corteza cerebral a través de las vías vestíbulotálamo-
corticales: cinta de Reil externa o lemnisco externo. Esta es la vía propia
de la sensibilidad profunda consciente de origen vestibular (Ibid.).
4.2 FACTORES DE RIESGO PARA PRESENTAR LESIONES DURANTE LA
PRÁCTICA DEPORTIVA
Diferentes factores de riesgo pueden contribuir a la susceptibilidad de un atleta
a la aparición de lesiones, entre estos se han descrito factores intrínsecos y
extrínsecos. Dentro de los factores intrínsecos se encuentran malalineamientos
posturales, variaciones o alteraciones anatómicas, incremento de la laxitud
ligamentaria fisiológica e influencias hormonales. Los factores extrínsecos,
destacan un acondicionamiento físico insuficiente como son los imbalances
musculares, inadecuado control neuromuscular (propiocepción) y mala
ejecución de los movimientos corporales fundamentales como el salto, el
correr, etc. La mayoría de la información conocida acerca del valor predictivo
de estos factores de riesgo es no concluyente, por lo que se requieren más
investigaciones al respecto (Hewett, 2005a).
Sólo se han identificado unos pocos de los factores de riesgo para presentar
lesiones deportivas. Meeuwisse clasifica los factores de riesgo internos como
predisponentes, que actúan desde el interior, y que pueden ser necesarios pero
no suficientes para producir la lesión. Los factores de riesgo externos actúan
sobre un atleta predispuesto, y se clasifican como factores facilitadores para
que se manifieste la lesión. La presencia de factores de riesgos internos y
externos tiene un efecto sumatorio y su interacción “prepara” al atleta para que
ocurra una lesión en una situación dada. Este autor, describe el evento
incitador como el eslabón final en la cadena que causa una lesión (Yang,
2005).
Factores intrínsecos (Ibid.)
1. Edad: al respecto, los estudios muestran resultados diferentes; algunos
reportan que al aumentar la edad es mayor el riesgo de presentar lesiones
deportivas por factores asociados como el desacondicionamiento físico y
enfermedades asociadas como la osteoporosis. Sin embargo, hay reportes
en los cuales la mayor incidencia de lesiones deportivas se presenta
durante la adolescencia. Un estudio de incidencia de lesiones en el
atletismo, llevado a cabo en 2002, muestra que ser menor de 34 años es un
factor de riesgo para el síndrome de dolor patelofemoral, tanto en hombres
como en mujeres, y para el síndrome de la banda iliotibial, la tendinopatía
patelar y el síndrome de estrés tibial en hombres.
2. Género: algunas lesiones son más frecuentes en hombres y otras, en
mujeres. Por ejemplo, las lesiones del ligamento cruzado anterior son más
17
frecuentes en las mujeres, posiblemente en relación con los estrógenos. Sin
embargo, esta es una asociación estadística cuya fisiopatología aún no ha
sido dilucidada.
3. Composición corporal: varios elementos de la composición corporal son
factores de riesgo para sufrir lesiones deportivas, a saber: el peso que
genera aumento de la carga y tiene impacto sobre las articulaciones y el
esqueleto axial; la masa de tejido graso, la densidad mineral ósea (a menor
densidad mayor incidencia de fracturas) y las diferentes medidas
antropométricas. Con respecto a estas últimas, la relación con la incidencia
de lesiones es variable dependiendo del deporte y del biotipo requerido para
su práctica.
4. Estado de salud: la historia de lesiones previas y la inestabilidad articular
predisponen a nuevas lesiones, la mayoría de las veces secundarias a
secuelas derivada de la lesión o a rehabilitación incompleta o inapropiada
de la misma.
5. Acondicionamiento físico: la fuerza, la potencia muscular, el consumo de
oxígeno y los rangos de movimientos articulares son aspectos que varían
con la condición física del deportista. Se ha reportado que a mayor
desarrollo de estas variables es menor la incidencia de lesiones deportivas.
Sin embargo, existe controversia al respecto, pues algunos estudios no
reportan diferencias significativas en la incidencia de lesiones en corredores
y caminantes que trabajaron la fuerza durante el entrenamiento.
6. Factores hormonales: la menarquia tardía, la menarquia hipoestrogénicahipotalámica,
las alteraciones ovulatorias por bajo ambiente estrogénico que
ocasiona osteopenia y aumento de la reabsorción ósea y los niveles de
testosterona bajos son factores que alteran la osificación adecuada y
pueden por ello predisponer a fracturas por estrés. Por el contrario, el uso
de anticonceptivos orales se ha descrito como un factor protector para el
desarrollo de dichas fracturas por estrés y algunos autores reportan
aumento de las lesiones ligamentarias.
7. Factores nutricionales: el déficit de calcio y de vitamina D y los trastornos
alimentarios también han sido implicados en la fisiopatología de las
fracturas por estrés en deportistas.
8. Tóxicos: el consumo de tabaco y de alcohol predispone al desarrollo de
lesiones deportivas no sólo porque merma la capacidad de concentración
del deportista sino también por alterar la mineralización ósea.
9. Enfermedades metabólicas: la tirotoxicosis, el hiperparatiroidismo, la
diabetes mellitus y el síndrome de Cushing son enfermedades metabólicas
que cursan con densidad mineral ósea baja y desacondicionamiento físico.
10. Farmacológicos: el uso de glucocorticoides, hormona tiroidea,
antipsicóticos, anticonvulsivantes y quimioterapéuticos, puede alterar la
mineralización ósea y por consiguiente aumentar la incidencia de fracturas.
18
11. Técnica deportiva: la ejecución inadecuada de la técnica específica para
cada deporte produce estrés excesivo, lesiones por sobreuso o, incluso,
lesiones agudas.
12. Alineamiento corporal: el mal alineamiento anatómico, debido a
deformidades fijas o dinámicas, agrega estrés sobre el sitio del cuerpo que
se encuentra activo. Condiciones congénitas o del desarrollo tales como
coalición tarsal, pie cavo, pie pronado, primer metatarsiano corto, metatarso
aducto y discrepancia en la longitud de las extremidades pueden
predisponer a lesión del atleta. Otros autores mencionan la inestabilidad
lumbopélvica o central como factor de riesgo para lesiones deportivas de los
miembros inferiores sobre todo en mujeres. En un estudio realizado por
Leetun y col. se evaluó la fuerza de los músculos encargados de la
estabilidad central: los abductores y rotadores externos de la cadera, los
abdominales, los extensores de la espalda y el cuadrado lumbar; se
encontró que los atletas con menor fuerza en los rotadores externos de la
cadera se lesionaron con mayor frecuencia. Por otra parte, en un estudio
realizado en corredores de campo traviesa de secundaria, se encontró que
las mujeres y los hombres con ángulo Q de 20º y 15º o más,
respectivamente, presentaban mayor riesgo de lesión deportiva.
13. Coordinación: la falta de coordinación adecuada de los movimientos
específicos de cada deporte, incrementa el riesgo de sufrir lesiones.
14. Estado mental: se han subestimado, o no se han tenido en cuenta, los
aspectos psicológicos de la participación en deportes y su relación con la
ocurrencia de lesiones. En la actualidad se reconoce que el estado
psicológico del deportista es tan importante como, o incluso algunas veces
más importante que, el estado físico en la presentación de lesiones
derivadas de la práctica deportiva. Entre los factores psicológicos de riesgo
se encuentran los siguientes:
A. Las características de la personalidad que predominen en el deportista y
que se expresan en la forma como practica el deporte. Si existe un rasgo
de personalidad disfuncional no susceptible de modificación o control,
puede predisponer al desarrollo de lesiones deportivas.
B. La historia de eventos estresantes de la vida diaria: discusiones,
lesiones deportivas previas y otras situaciones que produzcan ansiedad,
depresión o estrés al deportista impidiéndole así una adecuada
concentración en el desarrollo de la actividad.
Factores extrínsecos
1. Régimen de entrenamiento: el plan de entrenamiento, llevado a cabo
inadecuadamente, es un factor importante que puede contribuir a las
lesiones deportivas. Por esa razón, los sistemas atléticos no controlados,
como el juego libre, pueden incrementar la ocurrencia de lesiones
19
deportivas agudas. Además, los programas de entrenamiento sin una
correlación adecuada entre la intensidad y la duración de las cargas,
acompañados de altos niveles de competición en temporadas largas sin
períodos adecuados de recuperación, llevan a un aumento importante de
las lesiones en los deportistas. Si a lo anterior se agrega una inadecuada
preparación física y mental del individuo, los riesgos son aún mayores.
2. Equipos para la práctica deportiva y para la protección: el tamaño
inapropiado de los balones o del mango de las raquetas, así como la ropa
deportiva inadecuada o en mal estado (por ejemplo, los zapatos), son
fuentes comunes de lesiones. También son importantes al respecto el uso
de elementos de protección como el casco y las espinilleras en algunos
deportes de contacto o en los deportes extremos. Se ha reportado que con
el uso del equipo de protección en los miembros inferiores tiende a
disminuir la tasa de lesiones (RR = 0.91, IC 95%, 0.72-1.15); sin embargo,
con el uso de brace de rodilla y tobillo se ha demostrado un aumento de las
tasas de incidencia de las mismas en la rodilla (RR = 1.61, IC 1.08-2.41) y
tobillo (RR = 1.74, IC 1.11-2.72).
3. Características del campo de práctica o de competición: la superficie o
terreno de juego es un factor importante en la incidencia de lesiones
deportivas, la cual aumenta cuando los deportes se practican en superficies
irregulares, blandas o demasiado duras como el concreto y los pisos rígidos
para gimnasio.
4. Factores humanos: la presión de los padres, los entrenadores y la
sociedad, puede llevar a demandas físicas no razonables, y producir una
sobrecarga para el deportista e incrementar el riesgo de lesionarse. Son
también importantes los compañeros de equipo, los oponentes y el árbitro.
5. Factores ambientales: cuando la nieve o la lluvia alteran la superficie de
juego aumenta la incidencia de lesiones deportivas.
LA RODILLA DE ALTO RIESGO
Anatómicamente, la parte más expuesta y con mayor incidencia de lesión es la
rodilla. La localización anatómica de las lesiones en MMII y las lesiones
específicas de rodilla se ilustran en la Tabla 1 y Tabla 2 (Garrido, 2003)
El imbalance muscular ha sido propuesto como un factor importante que puede
contribuir al origen de una lesión deportiva específicamente en la rodilla. El
equilibrio de la fuerza muscular de miembros inferiores (MMII) es entendido
como la relación normal entre la fuerza de los extensores contra la de los
flexores la cual es de 3:2 (Ibid.).
20
Tabla 1. Localización anatómica de lesiones en MMII en deporte
LOCALIZACIÓN
Muslo 40 (29%)
Rodilla 51 (37%)
Pierna 6 (4%)
Tobillo 37 (27%)
Pie 5 (4%)
Total
139
(67%)
Tabla 2. Lesiones de la rodilla en deporte
INCIDENCIA
LESIONES (PORCENTAJE)
ESGUINCES
Lesiones en el Ligamento 17 (47%)
Cruzado Anterior
Lesiones en el Ligamento 10 (28%)
Colateral Medial
Lesiones en el Ligamento 2 (5%)
Colateral Lateral
Lesiones en el Ligamento 1 (3%)
Cruzado Posterior
Otros 6 (17%)
LESIONES AISLADAS DE
MENISCO
Menisco Medial 7 (78%)
Menisco Lateral 2 (22%)
LESIONES MÚSCULO
TENDINOSAS
Contusiones Musculares 6 (12%)
Distensiones Musculares 40 (78%)
Tendinitis 5 (10%)
Sin embargo se concluyó en este estudio que no parece haber una
predisposición a la lesión cuando existen imbalances musculares del grupo
flexo-extensor de rodilla en jugadores profesionales de fútbol. Se recomienda
realizar estudios prospectivos para aumentar la evidencia de esta asociación
negativa (Ibid.).
La disminución del control neuromuscular de las articulaciones, puede
incrementar el estrés impuesto sobre las estructuras ligamentarias pasivas que
21
exceden las fuerzas de fallo de estos. Esto lleva a una disminución de la
estabilidad dinámica articular e incrementa el riesgo de lesiones como la del
ligamento cruzado anterior. Varios estudios prospectivos han mostrado que el
entrenamiento del control neuromuscular articular, puede disminuir las lesiones
de la rodilla y del ligamento cruzado anterior (Hewett, 2005b).
4.3 BENEFICIOS QUE SE DERIVAN DEL ENTRENAMIENTO DE LA
PROPIOCEPCION
A través del entrenamiento propioceptivo, el atleta aprende sacar ventajas de
los mecanismos reflejos, mejorando los estímulos facilitadores aumentan el
rendimiento y disminuyendo las inhibiciones que lo reducen. Así, reflejos como
el de estiramiento, que pueden aparecer ante una situación inesperada (por
ejemplo, perder el equilibrio) se pueden manifestar de forma correcta (ayudan a
recuperar la postura) o incorrecta (provocar un desequilibrio mayor). Con el
entrenamiento propioceptivo, los reflejos básicos incorrectos tienden a
eliminarse para optimizar la respuesta. (Ruiz, 2004)
Entrenamiento Propioceptivo y Fuerza
Todo incremento en la fuerza es resultado de una estimulación neuromuscular.
Con relación a la fuerza, enseguida solemos pensar en la masa muscular pero
no olvidemos que ésta se encuentra bajo las órdenes del sistema nervioso.
Resumidamente, es sabido que para la mejora de la fuerza a través del
entrenamiento existen adaptaciones funcionales (sobre la base de aspectos
neurales o nerviosos) y adaptaciones estructurales (sobre la base de aspectos
estructurales: hipertrofia e hiperplasia, esta última sin evidencias de existencia
clara en personas) (Ibid.).
Los procesos reflejos que incluye la propiocepción estarían vinculados a las
mejoras funcionales en el entrenamiento de la fuerza, junto a las mejoras
propias que se pueden conseguir a través de la coordinación intermuscular y la
coordinación intramuscular (Ibid.):
Coordinación Intermuscular: Haría referencia a la interacción de los diferentes
grupos musculares que producen un movimiento determinado.
Coordinación Intramuscular: Haría referencia a la interacción de las unidades
motoras de un mismo músculo.
Propiocepción (Procesos Reflejos): Harían referencia a los procesos de
facilitación e inhibición nerviosa a través de un mejor control del reflejo de
estiramiento o miotático y del reflejo miotático inverso, mencionados
anteriormente y que pueden producir adaptaciones a nivel de coordinación
inter-intramuscular.
22
Entrenamiento Propioceptivo y Flexibilidad
El reflejo de estiramiento desencadenado por los husos musculares ante un
estiramiento excesivo provoca una contracción muscular como mecanismo de
protección (reflejo miotático). Sin embargo, ante una situación en la que
realizamos un estiramiento excesivo de forma prolongada, si hemos ido
lentamente a esta posición y ahí mantenemos el estiramiento unos segundos,
se anulan las respuestas reflejas del reflejo miotático activándose las
respuestas reflejas del aparato de Golgi (relajación muscular), que permiten
mejoras en la flexibilidad, ya que al conseguir una mayor relajación muscular
podemos incrementar la amplitud de movimiento en el estiramiento con mayor
facilidad (Ibid.).
Entrenamiento Propioceptivo y Coordinación
La coordinación hace referencia a la capacidad que tenemos para resolver
situaciones inesperadas y variables y requiere del desarrollo de varios factores
que, indudablemente, podemos mejorar con el entrenamiento propioceptivo, ya
que dependen en gran medida de la información somatosensorial
(propioceptiva) que recoge el cuerpo ante estas situaciones inesperadas,
además, de la información recogida por los sistemas visual y vestibular (Ibid.).
Estos factores propios de la coordinación que podemos mejorar con el
entrenamiento propioceptivo son (Ibid.):
Regulación de los Parámetros Espacio-Temporales del Movimiento: Se
trata de ajustar nuestros movimientos en el espacio y en el tiempo para
conseguir una ejecución eficaz ante una determinada situación. Por ejemplo,
cuando nos lanzan una pelota y la tenemos que recoger, debemos calcular la
distancia desde la cuál nos la lanzan y el tiempo que tardará en llegar en base
a la velocidad del lanzamiento para poder ajustar nuestros movimientos.
Ejercicios buenos para la mejora de los ajustes espacio-temporales son los
lanzamientos o pases con objetos de diferentes tamaños y pesos.
Capacidad de Mantener el Equilibrio: Tanto en situaciones estáticas
como dinámicas, eliminamos pequeñas alteraciones del equilibrio mediante la
tensión refleja muscular que nos hace desplazarnos rápidamente a la zona de
apoyo estable. Una vez que entrenamos el sistema propioceptivo para la
mejora del equilibrio, podremos conseguir incluso anticiparnos a las posibles
alteraciones de éste con el fin de que no se produzcan (mecanismo de
anticipación). Ejercicios para la mejora del equilibrio serían apoyos sobre una
pierna, verticales, conos, oscilaciones y giros de las extremidades superiores y
tronco con apoyo sobre una pierna, mantenimiento de posturas o movimientos
con apoyo limitado o sobre superficies irregulares, ejercicios con los ojos
cerrados.
Sentido del Ritmo: Capacidad de variar y reproducir parámetros de
fuerza-velocidad y espacio-temporales de los movimientos. Al igual que los
anteriores, depende en gran medida de los sistemas somatosensorial, visual y
vestibular. En el ámbito deportivo, podemos desglosar acciones motoras
23
complejas propias de un deporte en elementos aislados para mejorar la
percepción de los movimientos y después integrarlos en una sola acción. Es
importante seguir un orden lógico si separamos los elementos de una acción
técnica. Por ejemplo, en la batida de voleibol, podemos separar el gesto en los
pasos de aproximación – descenso del centro de gravedad flexionando piernas
a la vez que echamos los brazos atrás – despegue – armado del brazo –
golpeo final al balón.
Capacidad de Orientarse en el Espacio: Se realiza fundamentalmente,
sobre la base del sistema visual y al sistema propioceptivo. Podríamos mejorar
esta capacidad a través del entrenamiento de la atención voluntaria (elegir los
estímulos más importantes).
Capacidad de Relajar los Músculos: Es importante, ya que una tensión
excesiva de los músculos que no intervienen en una determinada acción puede
disminuir la coordinación del movimiento, limitar su amplitud, velocidad, fuerza.
Utilizando ejercicios alternando periodos de relajación-tensión, intentando
controlar estos estados de forma consciente. En alto nivel deportivo, se busca
la relajación voluntaria ante situaciones de gran estrés que después puedan
transferirse a la actividad competitiva.
4.4 EVIDENCIA CIENTÍFICA QUE MUESTRA LA DISMINUCIÓN DE
LESIONES DEPORTIVAS MEDIANTE EL ENTRENAMIENTO DE LA
PROPIOCEPCION
Los déficits en el control neuromuscular dinámico en la estabilidad de la
articulación en los tres ejes de movimiento, a lo largo de toda la cadena cinética
inferior puede contribuir a la diferencia de lesiones que se presenta entre los
hombres y las mujeres atletas, siendo estas lesiones en la rodillas 6 a 8 veces
mas frecuentes en el sexo femenino (Hewett, 2005b). Existe evidencia de que
el entrenamiento neuromuscular, no solo reduce los factores de riesgo
biomecánicos potenciales para las lesiones articulares, sino que disminuye las
lesiones de rodilla y del ligamento cruzado anterior, especialmente en las
mujeres atletas. Hewett y cols. publicaron una revisión donde encontraron
cinco de seis estudios sobre el entrenamiento del control neuromuscular y la
incidencia de lesiones de rodilla en mujeres, una disminución estadísticamente
significativa de las lesiones en los grupos de deportistas mujeres sometidas a
entrenamiento de control neuromuscular. Aun no se tiene claro cual de los
componentes (fuerza, balance, pliometría, etc.) de dicho entrenamiento es el
que induce la protección o si se trata de un beneficio combinado de estos.
Futuras investigaciones deben evaluar la eficacia relativa de cada uno de estas
intervenciones solas o en combinación, con el fin de lograr un efecto óptimo en
la prevención de lesiones (Hewett, 2005a).
Woitys y otros, examinaron a 32 voluntarios sanos, 16 hombres y 16 mujeres,
para dilucidar el impacto que podrían tener tres regímenes de entrenamiento
diferente en la respuesta electromiografica ante la traslación del tibial anterior
repentina y en la fuerza isocinética y resistencia isocinetica para la flexión y
extensión de rodilla y tobillo. El primer tipo de entrenamiento fue un protocolo
24
isocinético que incluyó flexión y extensión de rodilla y planti y dorsiflexión de
tobillo en un dinamómetro isocinético. El segundo tipo de entrenamiento,
consistió en un protocolo isotónico en el que se incluía extensión de rodilla,
plantiflexión y dorsiflexión de tobillo. El tercer tipo de entrenamiento, consistió
en un protocolo de ejercicios de agilidad y pliometría como el deslizamiento en
tabla, saltos en un pie, cambios de dirección y figuras de ocho. Estos últimos se
debían realizar a la máxima velocidad posible. Los autores encontraron que los
entrenamientos isotónicos no parecían mejorar el tiempo de reacción muscular
ante la traslación tibial anterior mientras que los ejercicios de agilidad si lo
hacían. Por su parte, el entrenamiento isocinético mejoró el tiempo para
alcanzar torque pico para el cuadriceps, isquiotibiales y gastrocnemios, al igual
que lo hizo el entrenamiento de agilidad. Se concluyó que, dada la naturaleza
del mecanismo de lesión de rodilla, la implementación de programas de
entrenamiento en los que se incluyan los ejercicios de agilidad y pliometría
tendría la capacidad de mejorar la respuesta neural ante cargas externas
haciendo que esta fuera más rápida (Buz, 2004; Wojtys, 1996).
Hewett y otros, probaron su sistema de entrenamiento pliométrico de seis
semanas, en el que se incluyeron 43 equipos de fútbol, voleibol y baloncesto
tomados de equipos de secundaria de 12 áreas de Estados Unidos. Se
monitorearon dos grupos de atletas, el primero entrenó con le programa
pliométrico antes de su participación deportiva y el segundo no lo hizo.
Después de la implementación del programa se produjeron 14 lesiones de
rodilla en 1263 atletas que se siguieron durante el estudio. 10 de 463 atletas no
entrenadas sufrieron lesiones de rodilla por mecanismos de no contacto, dos
de 366 atletas entrenadas sufrieron lesiones de rodilla las cuales fueron
producidas por mecanismos de contacto y dos de 434 atletas masculinos
sufrieron lesión de rodilla una de las cuales fue por no contacto. Los hallazgos
encontrados ponen en evidencia un hecho irrefutable. El acondicionamiento
neuromuscular es un factor altamente protector para disminuir la incidencia de
lesiones de rodilla en la mujer y factores tan importantes como el tiempo de
reacción muscular ante situaciones de estrés articular como la minimización del
tiempo para alcanzar fuerzas estabilizadoras en la articulación de la rodilla son
elementos esenciales para la prevención de lesiones (Hewett, 2003).
Con estos datos se determinó que la incidencia de lesión de rodilla por 1000
atletas expuestos fue de 0.43 en las mujeres no entrenadas, las cuales tenían
3.6 veces mayor incidencia de lesión de rodilla que las atletas entrenadas y 4.8
veces mayor incidencia que los atletas masculinos. Este estudio perspectivo
demostró entonces un decrecimiento de la incidencia de lesión de rodilla en
atletas femeninas después de implementar un programa de entrenamiento
pliométrico especifico (Hewett, 1996).
Heidt y otros (2000), estudiaron el efecto de un programa de acondicionamiento
pretemporada en la ocurrencia de lesiones en el fútbol. El programa de
acondicionamiento consistía de entrenamientos en banda sin fin y
entrenamientos pliométricos. 300 jugadoras de fútbol entre los 14 y 18 años
fueron estudiados durante el periodo de un año, 42 de las cuales se les aplicó
el programa. Después del periodo de estudio se evidenció que las lesiones mas
frecuentes ocurrieron en la extremidad inferior con un 61,2 % de ocurrencia en
25
las articulaciones de la rodilla y tobillo. Concluyeron, después de su análisis,
que el grupo entrenado experimentó una disminución significativa en la
incidencia de lesiones comparado con el grupo no entrenado. Estos resultados
sugirieron que este tipio de acondicionamiento tenia una influencia significativa
en la disminución de la incidencia de lesiones de las jugadoras de fútbol.
Holm y cols, realizaron un estudio con 35 mujeres jugadores de balonmano,
con el fin de evaluar si el entrenamiento neuromuscular mejoraba la fuerza, el
balance y la propiocepción. El promedio de edad fue de 23 años y un peso
corporal de 69Kg., con un tiempo de entrenamiento semanal que varió de 10 a
11 horas. El programa de entrenamiento se realizó tres veces semanales
durante 5 a 7 semanas, seguido de una sesión por semana durante el resto de
la temporada. Cada sesión tuvo un duración de 15 minutos. Las deportistas
fueron evaluadas antes de iniciar el programa de entrenamiento, a las 8
semanas y a los 12 meses. Se encontró una mejoría significativa en el balance
dinámico medido con el KAT 2000, entre la primera y la segunda evaluación, y
se mantuvo durante un año luego de iniciado el programa. No se encontraron
diferencias significativas en el balance estático durante el año de seguimiento.
(Mandelbaum, 2005)
Mandelbaum y cols. realizaron un estudio prospectivo no aleatorizado en 1041
mujeres jóvenes jugadoras de fútbol, sometidas a entrenamiento propioceptivo
comparado con 1905 mujeres que no realizaron dicho entrenamiento, con el fin
de determinar si dicho programa de entrenamiento propioceptivo y
neuromuscular disminuía la incidencia de lesiones del ligamento cruzado
anterior. Las deportistas tenían edades que variaban entre los 14 y los 18
años. Se realizó un seguimiento de 2 años. La intervención consistió en
educación, estiramiento, fortalecimiento muscular, pliometría y pruebas de
agilidad especificas para el deporte, lo cual reemplazaba el calentamiento
tradicional. Durante el primer año de seguimiento se encontró una disminución
del 88% en las lesiones del ligamento cruzado anterior, valor que fue del 77%
durante el segundo año (Caraffa, 1996).
Caraffa y cols, en un estudio controlado realizado en 600 jugadores de fútbol
semiprofesional y amateur 300 de los deportistas fueron instruidos para
entrenar 5 veces semanales durante 20 minutos, teniendo en cuenta cinco
fases, cada una de las cuales incrementaba el grado de dificultad. El grupo
control de 300 jugadores no recibió ningún entrenamiento especial. Ambos
grupos fueron seguidos durante tres temporadas y las lesiones del ligamento
cruzado anterior fueron diagnosticadas clínicamente, evaluación con KT 1000,
resonancia magnética o tomografía computada y finalmente por artroscopia.
Se encontró una incidencia de 1.5 lesiones del ligamento cruzado anterior por
equipo por año, en los deportistas entrenados propioceptivamente, lo cual fue
significativamente menor (p<0.001) que en los no entrenados (Osorio, 2006).
26
4.5 ENTRENAMIENTO DE LA PROPIOCEPCION
Las técnicas de entrenamiento deben ser diseñadas para desarrollar
respuestas compensatorias neuromusculares individualizadas para cargas
potencialmente desestabilizadoras que se pueden dar durante las diversas
actividades deportivas y de la vida diaria. La aplicación de estas cargas debe
ser de una manera controlada. Otro factor que debe ser tenido en cuenta, es
que las fuerzas desestabilizadoras encontradas durante las actividades
usualmente ocurren rápidamente, haciendo que las respuestas
neuromusculares sean inadecuadas para proteger las articulaciones como la
rodilla o el tobillo. Las técnicas de entrenamiento deben promover respuestas
automáticas y protectoras para cargas potencialmente desestabilizadoras, de
una manera aleatorizada. Finalmente, el entrenamiento debe proveer la
adquisición de respuestas aprendidas para las actividades funcionales y ellas
pueden ser mas exitosas, si son practicadas en el contexto funcional del
deporte especifico (Childs, 2003).
Varias opciones de entrenamiento están disponibles para potenciar las
respuestas neuromusculares protectivas en las extremidades inferiores,
manteniendo la estabilidad dinámica durante las actividades físicas y
deportivas. Técnicas de balance y entrenamiento de agilidad, tales como
carreras de lanzamiento, aceleración y desaceleración repentina,
desplazamientos laterales y tablas de balance, pueden proveer al individuo
mejoramiento en el control neuromuscular (Ibid.).
Otras opciones de entrenamiento para mejorar el control neuromuscular de las
extremidades inferiores, involucra superficies de soporte perturbacional, tales
como la tabla rodante y la tabla inestable. En estas técnicas, el individuo se
ubica sobre la superficie de soporte y cargas potencialmente desestabilizantes
son aplicadas por el terapista o entrenador, a través de perturbaciones
multidireccionales. Estas técnicas pueden ser modificadas, así que el individuo
pueda experimentar las perturbaciones durante las actividades propias de su
deporte. Estas actividades, generalmente progresan desde velocidades lentas
a rápidas, desde baja a alta fuerza y desde actividades controladas hasta
actividades no controladas. El rendimiento en estas actividades inicialmente
requiere esfuerzos concientes del individuo, con la práctica y la repetición, el
control del movimiento anormal articular puede ser automático y ocurrir
subconscientemente. Las actividades del programa de entrenamiento
neuromuscular deben ser ordenadas aleatoriamente durante las sesiones, para
mejorar el aprendizaje motor y que este sea mantenido a largo término (Ibid.).
Las metas del entrenamiento de la propiocepción (Lephart, 2003) son:
1). Facilitar el incremento de la sensibilidad y el uso de impulsos
propioceptivos de las estructuras que rodean las articulaciones.
2). Evocar respuestas dinámicas compensatorias por la musculatura
que rodea la articulación.
27
3). Reestrablecer los patrones motores funcionales, los cuales son
vitales para movimientos coordinados y la estabilidad articular funcional.
Se pueden implementar actividades para el entrenamiento que mejore la
detección de la posición articular, a través del uso de máquinas isokinéticas,
goniometría y análisis de movimiento electromagnético. El entrenamiento se
realiza pidiendo al individuo que ubique su extremidad en una posición
determinada y luego pedirle que la repita con el menor error posible.
Inicialmente se pueden incluir condiciones en las que el individuo pueda ver la
posición de la extremidad, progresando a condiciones con los ojos cerrados o
cubiertos. El entrenamiento debe ser realizado en rango en los cuales el
movimiento estimule los mecanorreceptores muscolotendinosos, también como
en posiciones extremas de vulnerabilidad con el fin de estimular las aferencias
capsuloligamentosas. Durante el entrenamiento se deben incluir la
reproducción de posiciones pasivas y activas. Se pueden incluir variaciones,
como que el individuo replique vías de movimiento mas que posiciones
articulares, que adicionen elementos de funcionalidad (Ibid.).
El entrenamiento de la cinestesia, se puede realizar eliminando los estímulos
visuales y auditivos externos, luego se usan aparatos isokineticos o
propioceptivos o simplemente con movimientos manuales. La meta es señalar
cuando el movimiento articular es detectado. Se debe anotar el grado de
movimiento realizado antes de la detección del mismo, con el fin de cuantificar
los progresos (Ibid.).
Se pueden implementar ejercicios que faciliten las respuestas preparatorias y
reactivas de los músculos. Estos ejercicios incluyen estabilización rítmica,
durante los cuales el individuo es animado a mantener la posición articular
mientras el entrenador o terapista aplica grados y direcciones variables de
perturbación articular. En forma similar, ejercicios de control postural realizados
sobre superficies inestables son de utilidad, debido a que evocan respuestas
preparatorias, requeridas para mantener el balance y reactivas, debido a los
cambios súbitos de dirección (Ibid.).
Los ejercicios en los cuales se soportan pesos son necesarios. Ejercicios de
cadena cinética cerrada como por ejemplo el trípode para el hombro, ha sido
demostrado que producen mecanismos de acople de fuerza (co-contracción)
necesarios para la centralización de la cabeza humeral dentro de la fosa
glenoidea (Ibid.).
Los patrones de movimiento funcional pueden ser entrenados a través de
actividades que simulan la actividad deportiva. Los ejercicios de facilitación
neuromuscular propioceptiva ayudan a ganar fuerza por medio de planos
funcionales, incorporando tanto movimientos espirales y diagonales que
demandan coordinación neuromuscular. Los ejercicios pliométricos, también
simulan la actividad deportiva. Para estos ejercicios se puede utilizar el
minitranpolin, el balón medicinal o un theratubo, que permiten simular los
gestos deportivos. Las actividades pliométricas de las extremidades inferiores
usando movimientos balísticos, tales como saltos, avanzar y saltar, imparten
las fuerzas generadas durante actividades atléticas como correr, saltar y
28
rebotar. El entrenamiento funcional debe semejar las demandas puestas sobre
la articulación durante las actividades deportivas, haciendo la transición a la
práctica deportiva completa menos estresante para el individuo (Ibid.).
Además de constituir una fuente de información somato - sensorial a la hora de
mantener posiciones, realizar movimientos normales o aprender nuevos bien
cotidiano o dentro de la práctica deportiva, cuando se sufre una lesión articular,
el sistema propioceptivo se deteriora produciéndose un déficit en la información
propioceptiva que le llega al sujeto. De esta forma, esa persona es más
propensa a sufrir otra lesión. Además, disminuye la coordinación en el ámbito
deportivo (Ruiz, 2004).
El sistema propioceptivo puede entrenarse a través de ejercicios específicos
para responder con mayor eficacia de forma que nos ayuda a mejorar la fuerza,
coordinación, equilibrio, tiempo de reacción ante situaciones determinadas y,
como no, a compensar la pérdida de sensaciones ocasionada tras una lesión
articular para evitar el riesgo de que ésta se vuelva a producir. Es sabido
también que el entrenamiento propioceptivo tiene una transferencia positiva de
cara a acciones nuevas similares a los ejercicios que se han practicado (Ibid.).
4.5.1 CUANTIFICACION DE LA PROPIOCEPCIÓN
El control neuromuscular y el sistema sensorio – motor, tienen interacciones y
relaciones sumamente complejas, que hacen difícil medir y analizar las
características especificas y funciones de este sistema (Lephart, 2003).
Los investigadores han usado varios métodos intentando determinar la
integridad del sistema propioceptivo. Los métodos más comunes son:
1) Apreciación conciente de la propiocepción: la apreciación conciente
de la posición articular y la cinestesia, han sido usados como una medida de la
propiocepción, debido a que esta depende de la apreciación de las señales de
los mecanorreceptores. Se ha asumido que la agudeza de la percepción
conciente de estas señales refleja la calidad de los impulsos disponibles para
control sensoriomotor de la estabilidad articular funcional. La prueba para medir
la posición espacial articular, se basa en la precisión para replicar la posición y
puede ser realizada tanto en forma activa como en forma pasiva con cadena
abierta o cerrada. En ambas mediciones deben ser replicados los ángulos
articulares, determinados con goniómetro o con escalas análogas. La prueba
de cinestesia es realizada para determinar el umbral de detección de dirección
de movimiento pasivo. Variando velocidades lentas entre 0.5 a 2 grados por
segundo para impactar los receptores de adaptación lenta (Griffin, 2003).
Para evaluar la propiocepción mediante esta técnica, se le dice al individuo que
situé la articulación en una posición determinada, ya sea de forma activa o
pasiva; se registra la diferencia entre el ángulo real medido y el solicitado
inicialmente. Cuanto mayor sea el error, tanto menor es la propiocepción. La
cinemática se valora rotando pasivamente la articulación hasta que el individuo
percibe el movimiento. Esta medición determina el umbral de detección de
29
movimiento pasivo; cuanto mayor es el umbral, menor es el sentido de
movimiento (Buz, 2004).
2) Determinación de respuestas a la perturbación articular: una de las
teorías mas comunes, aunque aun no completamente aclarada, es la
concerniente al papel de los mecanorreceptores articulares en la estabilidad
articular funcional, es debido a una activación refleja directa de las
motoneuronas alfa. Muchas investigaciones han sido realizadas en hombro,
rodilla y tobillo para intentar demostrar las alteraciones de las latencias reflejas,
en respuesta a una perturbación articular, pero un incremento en las latencias
pueden ser debidas a daños en las vías aferentes, en el sistema nervioso
central o en las vías eferentes (Lephart, 2003).
La electromiografía se basa en las mediciones de las respuestas eferentes de
los músculos, generadas por órdenes motoras procedentes tanto de los niveles
superiores como de los arcos reflejos. Las órdenes originadas en los niveles
superiores se asocian con el nivel de actividad preparatorio y con el control
muscular anticipatorio (feedforward), mientras que las órdenes originadas en
los arcos reflejos regulan la actividad muscular mediante el sistema de
retroalimentación (feedback). El sistema de preactivación muscular es
necesario para soportar las fuerzas articulares previstas o anticipadas, mientras
que el sistema reflejo soporta fuerzas o cargas articulares imprevistas.
Situando electrodos en la superficie o en el espesor de los tejidos, se pueden
registrar los potenciales de acción de las fibras musculares, lo cual puede
determinar el inicio, secuencia, patrón y magnitud de la actividad muscular.
Para interpretar los datos electromiográficos puede ser necesario sincronizar la
actividad muscular con los eventos físicos. Se cuantifica el nivel de actividad
muscular en relación con el reposo o el nivel de actividad máxima, referido
como amplitud normalizada. Cuando se valora la activación muscular durante
ciertas actividades como correr, se pueden registrar los ciclos repetidos de
movimiento en relación con el tiempo, y así se puede describir la actividad
muscular en relación con las fases del movimiento (ej: fases de apoyo o
despegue). La electromiografía es útil para registrar la actividad muscular, tanto
conciente como inconsciente, en respuesta a órdenes motoras de anticipación
y retroalimentación. Sin embargo las interferencias a la tensión muscular o a la
fuerza requieren precaución a la hora de interpretar los datos (Buz, 2004).
El tiempo transcurrido durante la actividad muscular en respuesta a un cambio
en la articulación es un factor crítico para que el sistema de control
neuromuscular de retroalimentación genere una respuesta que proporcione la
estabilidad dinámica. Los sistemas de estimulación aplican fuerzas variables a
la rodilla, a la vez que se registra el inicio del movimiento y de la actividad
muscular. El retraso o el tiempo transcurrido entre el desplazamiento articular y
la actividad muscular se denomina latencia del arco reflejo (Ibid.).
3) Evaluación del control postural: la capacidad para mantener la
verticalidad y la postura correcta requiere la integración de la información
somatosensitiva y de los estímulos vestibulares y visuales, y está mediatizada
por vías de control localizadas en el tronco cerebral. La valoración del control
postural incluye pruebas estáticas y dinámicas en diferentes condiciones
30
visuales y posturales. Durante la bipedestación se puede cuantificar el
equilibrio mediante el uso de sistemas de análisis postural equipados con una
plataforma que rota, mientras que un sistema de plataforma multiaxial permite
el estudio del equilibrio dinámico. Estos dos métodos conjuntamente, permiten
determinar el efecto que tienen las lesiones, la cirugía y los programas de
rehabilitación en el control postural (Childs, 2003). Desafortunadamente, el
significado y el rol de la información aferente articular en el control postural
permanece desconocida (Lephart, 2003).
La prueba en un solo pie ha sido ampliamente usada para la medición de la
estabilidad articular funcional, debido a que reproduce las fuerzas encontradas
durante las actividades en un ambiente controlado. También, se han usado
plataformas de fuerza para obtener medidas objetivas de la estabilidad
postural. La combinación las medidas de la plataforma de fuerza con medidas
cinemáticas y electromiográficas proveen una mejor perspectiva de las
estrategias por las cuales el sistema de control postural mantiene el equilibrio
(Ibid.).
4) Evaluación de potenciales evocados somatosensoriales: en esta
prueba, se produce una estimulación sensorial, luego de lo cual se miden las
ondas producidas en la corteza sensorial. Se usa la estimulación eléctrica
tanto transcutánea como directa de los nervios periféricos u órganos
sensoriales, o una estimulación mas fisiológica como el movimiento articular
(Ibid.).
5. METODOLOGIA
TIPO DE ESTUDIO
Revisión de literatura especializada.
6. PRODUCTOS ESPERADOS
Diseñar un programa de prevención de lesiones por medio del entrenamiento
de la propiocepción.
El programa propone tres estrategias de trabajo tendientes a mejorar la
propiocepción de la siguiente manera:
Fisioprofilaxis para lesiones de tobillo y pie (ver anexo1)
Fisioprofilaxis para lesiones de rodilla (ver anexo 2)
Fisioprofilaxis para lesiones de cadera (ver anexo 3)
El desarrollo del programa se realizará como mínimo 2 días a la semana con
una duración de 15 a 20 minutos por sesión, los cuales podría ser tenido en
cuenta como una parte inicial del trabajo planteado por el cuerpo técnico. El
31
número de ejercicios oscila entre 5 y 10 cada día con repeticiones entre 20 y
25, con una duración de cada repetición de 20 a 30 segundos.
Se recomienda variar los ejercicios entre sesión y sesión buscando que todas
las articulaciones reciban los beneficios del programa. Los ejercicios se
desarrollarán partiendo del principio de la individualización y de la graduación
sistemática de la carga.
Se efectuaran ejercicios con el peso corporal, con pesos libres, thera-band,
thera-ball, cojines inestables, resortes, superficies irregulares, entre otros.
El programa está controlado por kinesiólogos y fisioterapeutas y supervisado
por el cuerpo médico.
En última instancia el programa busca generar mecanismos de defensa que
ayuden al atleta a enfrentar las grandes exigencias del deporte competitivo con
el menor riesgo posible de lesión, lo cual traerá como consecuencia lógica un
aumento en su rendimiento deportivo.
7. CONCLUSIONES
_ Los deportistas en nuestro medio son propensos a sufrir lesiones
osteomusculares.
_ En la literatura, existe evidencia científica que el entrenamiento
específico de la propiocepción disminuye la aparición de lesiones
durante la práctica deportiva.
_ Hacen falta métodos confiables, para la cuantificación de la
propiocepción en los individuos.
_ En Colombia, no existen estudios publicados sobre los beneficios
que tiene la propiocepción en los deportistas.
_ Es responsabilidad del grupo interdisciplinario, promover la práctica
del entrenamiento propioceptivo.
_ Aun no existe un método protocolizado del entrenamiento de la
propiocepción.
32
8. BIBLIOGRAFIA
Buz Swanik Ch, Harner ChD, Lephard SM, Driban JB. Neurofisiología de
la rodilla. En: Insall & Scott (2004). Cirugía de la rodilla, Tomo I, 3ª ed.
Buenos Aires: Médica Panamericana.
Caraffa A, Cerulli G, Projetti M, Aisa G, Rizzo A (1996). Prevention of
anterior cruciate ligament injuries in soccer. A prospective controlled study
of proprioceptive training. Knee Surgery Sports Traumatology Arthrosc.,
4(1), 19-21.
Childs, Jhon D. and Irrgang, James J (2003). The languaje of exercise
and rehabilitation. Orthopaedic Sports Medicine: Principles and Practice. 2a
ed. Philadelphia: Saunders.
Garrido J, Pineda Y, Piñeros A, Rodríguez MA (2003). Imbalance
muscular como factor de riesgo para lesiones deportivas de rodilla en
futbolistas profesionales. Acta Col Med Dep. Internet:
http://amedco.encolombia.com/deporte1091imbalance.htm
Guillou E, Dupui P, Golomer E (2007). Dynamic balance sensory motor
control and symmetrical or asymmetrical equilibrium training. Clin
Neurophysiology. Feb,118(2), 317-24.
Griffin, LYE (2003). Neuromuscular Training and Injury Prevention. Clin
Orthop Relat Res. Apr, 409, 53-60.
Heidt RS, Sweeterman LM, Carlonas RL, Traub JA, Tekulve FX (2000).
Avoidance of soccer injuries with preseason conditioning. Am J Sports Med.
Sep-Oct, 28(5), 659-62
Hewett TE, Stroupe AL, Nance TA, Noyes FR (1996). Plyometric training
in female athletes. Decreased impact forces and increased hamstring
torques. Am J Sports Med. Nov-Dec, 24(6), 765-73
Hewett TE, Myer GD, Ford KR (2005a). Reducing knee and anterior
cruciate ligament injuries among female athletes: a systematic review of
neuromuscular training interventions. Journal Knee Surgery. Jan,18(1), 82-
8.
Hewett, TE, Zazulak BT, Myer GD, Ford KR (2005b). A review of
electromyographic activation levels, timing differences, and increased
anterior cruciate ligament injury incidence in female athletes. Br J Sports
Med. Jun, 39(6), 347-50.
Lephart, SM, Myers JB, Riemann BL (2003). Role of proprioception in
functional joint stability. En: DeLee, Drez & Miller. Orthopaedic Sports
Medicine: Principles and Practice, 2a. ed. Philadelphia: Saunders.
33
Mandelbaum BR, Silvers HJ, Watanabe D, Knarr JF, Thomas SD, Griffin
LY, Kirkendall DT, Garrett W Jr. (2005). Effectiveness of a neuromuscular
and proprioceptive training program in preventing anterior cruciate ligament
injuries in female athletes: 2 years follow-up. American Journal Sports
Medicine. Jul, 33(7), 1003-10.
Osorio JA, Clavijo MP, Arango EF & cols (2006). Lesiones deportivas:
¿cuáles son?, ¿cómo ocurren?, ¿por qué se presentan?. Universidad de
Antioquia, Facultad de Medicina. Artículo en proceso de publicación.
Ruíz, Francisco Tarantino (2004). Propiocepción: introducción teórica.
Internet: www.efisioterapia.net/descargas/pdfs/PROPIOCEPCION_INTRODUCION_TEORICA.pdf.
Ruíz, Jesús (2001). El esquema fisiológico del equilibrio.
Internet: www.otorrinoweb.com/_izquie/temas/05.1equi/esquema_2.htm.
Saavedra MP, Coronado ZR, Chávez AD, Díez GMP (2003).
Relación entre fuerza muscular y propiocepción de rodilla en sujetos
asintomáticos. Rev Mex Med Fis Rehab, 15(1), 17-23.
Wojtys EM, Huston LJ, Taylor PD, Bastian SD (1996). Neuromuscular
adaptations in isokinetic, isotonic, and agility training programs. Am J Sports
Med. Mar-Apr;24(2):187-92
Yang J, Marshall SW, Bowling JM, Runyan CW, Mueller FO, Lewis MA
(2005). Use of discretionary protective equipment and rate of lower extremity
injury in high school athletes. Am J Epidemiol. 161, 511-519.
34
9. Guía de ejercicios de propiocepción
9.1 Cadera: Guía de ejercicios de propiocepción
Figura 01
Posición: bípedo
Material: ninguno
Movimiento: flexión de cadera a 90º con rodilla
extendida y dorsiflexión pierna de apoyo con rodilla
en extensión.
Figura 02
Posición: bípedo
Material: ninguno
Movimiento: extensión de cadera a 45º con leve
flexión de rodilla, pierna de apoyo con rodilla en
extensión
Figura 03
Posición: bípedo
Material: ninguno
Movimiento: adducción de cadera unilateral partiendo de
la posición neutra, dorsiflexión de tobillo
.
35
Figura 04
Posición: bípedo
Material: ninguno
Movimiento: abdución de cadera unilateral con
leve inclinación lateral de tronco mas rodilla en
extensión
Figura 05
Posición: bípedo
Material: ninguno
Movimiento: abdución de cadera bilateral maximal,
con apoyo en talones
Figura 06
Posición: bípedo
Material: ninguno
Movimiento: flexión de cadera a 90º con flexión de rodilla.
Figura 07
Posición: bípedo
Material: ninguno
Movimiento: flexión de tronco con abdución de
brazos, mas extensión de cadera, as extensión
de rodilla y la pierna de apoyo con rodilla en
extensión
36
Figura 08
Posición: decúbito supino
Material: ninguno
Movimiento: flexión bilateral de rodilla
con elevación de cadera mas
retroversión de pelvis.
Figura 009
Posición: decúbito supino
Material: ninguno
Movimiento: flexión de rodilla apoyada y
elevación de cadera mas retroversión
de pelvis mas extensión de rodilla.
Figura 010
Posición: decúbito prono
Material: ninguno
Movimiento: extensión de cadera mas
extensión de rodilla
Figura 011
Posición: decúbito prono
Material: ninguna
Movimiento: extensión de cadera,
flexión de rodilla.
37
Figura 012
Posición: decúbito prono
Material: ninguno
Movimiento: extensión de troncotas
elevación de piernas bilateral.
Figura 013
Posición: decúbito Lateral
Material: ninguno
Movimiento: abdución de cadera mas
rodilla en extensión
Figura 014
Posición: decúbito lateral
Material:ninguno
Movimiento: addución de de cadera
desde el piso hacia arriba.
Figura 015
Posición: sedente
Material: ninguno
Movimiento: abdución de cadera
bilateral tronco recto
38
Figura 016
Posición: sedente
Material: ninguno
Movimiento: abdución de cadera
bilateral, lateralización de tronco a la
derecha –izquierda.
Figura 017
Posición: sedente
Material: ninguno
Movimiento: abdución de cadera
bilateral mas flexión de tronco
Figura 018
Posición: cuadrúpeda
Material: ninguno
Movimiento: mantiene la posición la
posición
Figura 019
Posición: cuadrúpeda
Material: ninguno
Movimiento: mantiene la posición la
posición mas extensión de cadera
mas rodilla en extensión.
39
Figura 020
Posición: cuadrúpeda
Material: ninguno
Movimiento: flexión de cadera unilateral
Figura 021
Posición: cuadrúpeda
Material: ninguna
Movimiento: mantiene la posición más
extensión de cadera mas flexión de
rodilla mas dorsiflexión de tobillo.
Figura 022
Posición: decúbito supino
Material: ninguno
Movimiento: flexión de cadera a 90º
mas extensión de rodilla
Figura 023
Posición: decúbito lateral
Material: ninguna
Movimiento: extensión de cadera mas
rodilla extendida
40
Figura 024
Posición: decúbito lateral
Material: ninguno
Movimiento: flexión de cadera
bilateral sosteniendo el balón con
punta de pie
Figura 025
Posición: decúbito supino
Material: theraball
Movimiento: flexión de cadera a 45º
bilateral sosteniendo el balón con punta
de pie.
Figura 026
Posición: decúbito supino
Material: theraball
Movimiento: flexión de cadera a 90º bilateral
sosteniendo el balón con punta de pie.
Figura 027
Posición: decúbito supino
Material: theraball
Movimiento: flexión de cadera bilateral, sostiene
el balón entre las rodillas presionando hacia
adducción.
41
Figura 028
Posición: decúbito supino
Material: theraball
Movimiento: sostiene balón entre las
piernas, realiza flexión de cadera
bilateral con flexión de rodillas.
Figura 029
Posición: decúbito supino
Material: theraball 65 cm
Movimiento: flexión de cadera bilateral
sosteniendo el balón con planta del
pie y rodilla en flexión
Figura 030
Posición: decúbito supino
Material: theraball 65cm
Movimiento: flexión de cadera
bilateral sosteniendo el balón con
punta de pie
Figura 031
Posición: decúbito supino
Material: theraball
Movimiento: flexión de cadera bilateral con
balón en la parte posterior, elevación de cadera
Figura 032
Posición: cuadrúpeda
Material: theraball
Movimiento: extensión de cadera
unilateral mas extensión de rodilla
42
Figura 033
Posición: cuadrúpeda
Material: theraball
Movimiento: extensión de cadera unilateral
flexión de rodilla
Figura 034
Posición: cuadrúpeda
Material: theraball
Movimiento: abdución de cadera con el pie
sobre el balón, el pie contrario realiza
flexión de rodilla con la punta del pie hacia
el frente
Figura 035
Posición: cuadrúpeda
Material: theraball
Movimiento: extensión de cadera bilateral
mas extensión de rodilla
Figura 036
Posición: sedente
Material: tabla inestable
Movimiento: mantener la posición sedente con
rodilla en extensión con apoyo de brazos
Figura 037
Posición: sedente
Material: tabla inestable
Movimiento: mantener la posición sedente con
rodilla en extensión con apoyo de brazos
43
Figura 038
Posición: sedente
Material: tabla inestable
Movimiento: mantener la posición sedente
con rodilla en extensión con apoyo de brazos
Figura 039
Posición: sedente
Material: tabla inestable
Movimiento: mantener la posición sedente con
rodilla en extensión con apoyo de brazos
Figura 040
Posición: decúbito supino
Material: theraband
Movimiento: con ayuda del theraband
realiza flexión de cadera a 90º
Figura 041
Posición: decúbito lateral
Material: theraband
Movimiento: rotación de tronco inferior mas
flexión de cadera
Figura 042
Posición: decúbito lateral
Material: theraband
Movimiento: flexión de cadera mas abdución
de cadera
44
Figura 043
Posición: sedente
Material: theraband
Movimiento: Flexión de cadera unilateral
Figura 044
Posición: sedente
Material: theraband
Movimiento: abdución de cadera bilateral
Figura 045
Posición: sedente mas flexión de cadera mas flexión
de rodilla
Material: theraband
Movimiento: abdución de cadera bilateral con talones
juntos
Figura 046
Posición: sedente mas flexión de cadera mas flexión
de rodilla
Material: pelota
Movimiento: adducción de cadera bilateral con talones
juntos
45
Figura 047
Posición: decúbito supino
Material: theraband
Movimiento: abdución de cadera mas flexión de
cadera y extensión de rodilla
Figura 048
Posición: decúbito prono
Material: theraband
Movimiento: Extensión de cadera con
extensión de rodilla
Figura 049
Posición: decúbito lateral
Material: theraband
Movimiento: abdución unilateral mas
extensión de rodilla
Figura 050
Posición: bípedo
Material: theraband o theratuby
Movimiento: flexión de cadera unilateral
46
Figura 051
Posición: bípedo
Material: theraband o theratuby
Movimiento: addución de cadera unilateral
Figura 052
Posición: bípedo
Material: theraband o theratuby
Movimiento: extensión de cadera unilateral
Figura 053
Posición: bípedo
Material: theraband o theratuby
Movimiento: abdución de cadera y flexión de rodilla
Figura 054
Posición: bípedo
Material: theraband o theratuby
Movimiento: continua el movimiento anterior con
adducción de cadera y flexión de rodilla
47
Figura 055
Posición: bípedo
Material: theraband o theratuby
Movimiento: flexión de cadera y flexión de rodilla
Figura 056
Posición: bípedo
Material: tabla inestables
Movimiento: apoyo unipodal con leve flexión de
rodilla y abducción de cadera contralateral.
48
9.2 Rodilla. Guía de ejercicios de propiocepción
Figura 057
Posición: bípedo
Material: ninguno
Movimiento: media sentadilla, brazos al frente
Figura 058
Posición: bípedo
Material: pelota
Movimiento: media sentadilla, brazos al frente
sostiene pelota
Figura 059
Posición: bípedo
Material: pelota
Movimiento: media sentadilla, sostiene pelota a nivel de
las rodillas, brazos al frente
49
Figura 060
Posición: bípedo
Material: ninguno
Movimiento: flexión de rodilla unilateral, abducción de
cadera contra lateral con apoyo en el piso
Figura 061
Posición: bípedo
Material: ninguno
Movimiento: flexión de rodilla unilateral, flexión de
cadera contraria a 45º
Figura 062
Posición: bípedo
Material: ninguno
Movimiento: flexión de rodilla unilateral,
extensión de cadera contraria y leve flexión de
rodilla sin apoyo
50
Figura 063
Posición: sedente
Material: theraball
Movimiento: mantiene la posición sobre el balón
Figura 064
Posición: decúbito supino
Material: theraball
Movimiento: Ambas piernas sobre el
balón, ejerce presión hacia la flexión
de rodilla
Figura 065
Posición: de rodillas
Material: theraball
Movimiento: estira cuádriceps
Figura 066
Posición: bípedo
Material: theraball
Movimiento: apoyo de rodilla en el balón, flexión de
cadera contraria, estira psoas
51
Figura 067
Posición: bípedo
Material: theraball
Movimiento: semiflexión de rodilla unilateral y
abducción de cadera contraria con apoyo sobre el
balón
Figura 068
Posición: bípedo
Material: theraball
Movimiento: flexión de cadera unilateral y
extensión de cadera contraria con apoyo sobre
el Balón
Figura 069
Posición: bípedo
Material: theraball, pelota
Movimiento: media sentadilla, sostiene pelota a nivel de
las rodillas, apoya espalda en theraball
52
Figura 070
Posición: bípedo
Material: theraball, pelota
Movimiento: media sentadilla, sostiene pelota a
nivel de las rodillas, apoya espalda en theraball
Figura 071
Posición: bípedo
Material: theraball, pelota
Movimiento: media sentadilla, brazos al frente apoya
un pie en la pelota, apoya espalda en theraball
Figura 072
Posición: bípedo
Material: tabla inestable, theraball,
Movimiento: media sentadilla sobre la tabla, brazos al
frente, apoya espalda en theraball
53
Figura 073
Posición: bípedo
Material: tabla inestable, theraball, pelota
Movimiento: media sentadilla sobre la tabla, brazos al
frente, apoya espalda en theraball, pelota entre las
rodillas
Figura 074
Posición: bípedo
Material: tabla inestable, theraball, pelota
Movimiento: media sentadilla sobre la tabla, brazos al
frente, apoya espalda en theraball, pelota entre las
rodillas, flexión de cadera unilateral
Figura 075
Posición: bípedo
Material: tabla inestable
Movimiento: flexión de cadera con flexión de
rodilla, con apoyo en talón sobre la tabla
Figura 076
Posición: bípedo
Material: tabla inestable
Movimiento: flexión de cadera con flexión de
rodilla, con apoyo total sobre la tabla
54
Figura 077
Posición: bípedo
Material: tabla inestable
Movimiento: flexión de cadera con flexión de rodilla,
con apoyo total sobre la tabla
Figura 078
Posición: decúbito prono
Material: theraband
Movimiento: flexión de rodilla unilateral, con
la rodilla contraria fija en extensión
Figura 079
Posición: decúbito prono
Material: theraband
Movimiento: Extensión de rodilla
unilateral, con la rodilla contraria fija en
flexión
Figura 080
Posición: decúbito lateral
Material: theraband
Movimiento: flexión de cadera
unilateral, con rodilla contraria fija en
extensión
Figura 081
Posición: bípedo
Material: theraband o theratuby
Movimiento: flexión de rodilla con extensión de
cadera
55
9. Tobillo. Guía de ejercicios de propiocepción
Figura 083
Posición: bípedo
Material: ninguno
Movimiento: apoyo bilateral en talones
Figura 084
Posición: bípedo
Material: ninguno
Movimiento: apoyo bilateral en borde externo
Figura 082
Posición: bípedo
Material: ninguno
Movimiento: apoyo bilateral en punta de pies
56
Figura 085
Posición: bípedo
Material: ninguno
Movimiento: apoyo bilateral en borde externo
Figura 086
Posición: bípedo
Material: tabla inestable
Movimiento: mantener la posición con apoyo bilateral un
pie delante del otro
Figura 087
Posición: bípedo
Material: tabla inestable
Movimiento: mantener la posición con apoyo bilateral un
pie delante del otro
57
Figura 088
Posición: bípedo
Material: tabla inestable
Movimiento: mantener la posición con apoyo bilateral un
pie delante del otro
Figura 089
Posición: bípedo
Material: tabla inestable
Movimiento: mantener la posición con apoyo bilateral
paralelo
Figura 090
Posición: bípedo
Material: tabla inestable
Movimiento: mantener la posición con apoyo
unipodal, abducción de cadera
58
Figura 091
Posición: bípedo
Material: tabla inestable
Movimiento: mantener la posición con apoyo unipodal,
flexión de cadera
Figura 092
Posición: bípedo
Material: tabla inestable
Movimiento: mantener la posición con apoyo
unipodal, aducción de cadera
Figura 093
Posición: bípedo
Material: tabla inestable
Movimiento: mantener la posición con apoyo
unipodal, extensión de cadera
59
Figura 094
Posición: bípedo
Material: tabla inestable
Movimiento: mantener la posición con apoyo
unipodal, extensión de cadera y leve flexión de
rodilla
Figura 095
Posición: bípedo
Material: tabla inestable
Movimiento: mantener la posición con apoyo
unipodal, abducción de cadera
Figura 096
Posición: bípedo
Material: tabla inestable
Movimiento: apoyo unipodal en la tabla, flexión de
cadera con apoyo
Figura 097
Posición: bípedo
Material: tabla inestable
Movimiento: apoyo unipodal en la tabla, flexión de cadera con
apoyo
60
Figura 098
Posición: bípedo
Material: tabla inestable
Movimiento: mantener la posición con apoyo bilateral
paralelo
Figura 099
Posición: sedente
Material: theraband
Movimiento: dorsiflexión de tobillo unilateral
Figura 100
Posición: sedente
Material: theraband
Movimiento: plantiflexión de tobillo unilateral
Figura 101
Posición: sedente
Material: theraband
Movimiento: versión de tobillo bilateral
Figura 102
Posición: sedente
Material: theraband
Movimiento: plantiflexión de tobillo unilateral
61
Figura 103
Posición: bípedo
Material: ninguno
Movimiento: marcha en talones
Figura 104
Posición: bípedo
Material: ninguno
Movimiento: marcha en puntas de pies
Figura 105
Posición: bípedo
Material: ninguno
Movimiento: marcha en superficie angosta
62
Figura 106
Posición: bípedo
Material: ninguno
Movimiento: marcha en superficie angosta
Figura 107
Posición: bípedo
Material: ninguno
Movimiento: salto hacia escalón con apoyo bilateral
Figura 108
Posición: bípedo
Material: ninguno
Movimiento: salto hacia escalón con apoyo unilateral
Figura 109
Posición: bípedo
Material: ninguno
Movimiento: marcha en superficie angosta
63
Figura 110
Posición: bípedo
Material: plano inclinado
Movimiento: marcha al frente en puntas de pies
Figura 111
Posición: bípedo
Material: plano inclinado
Movimiento: marcha al frente en puntas de pies
Figura 112
Posición: bípedo
Material: plano inclinado
Movimiento: desplazamiento lateral en puntas de pies
Figura 113
Posición: bípedo
Material: plano inclinado
Movimiento: desplazamiento de espalda en puntas de
pies
64
Figura 114
Posición: bípedo
Material: plano inclinado
Movimiento: marcha al frente en talones
Figura 115
Posición: bípedo
Material: plano inclinado
Movimiento: desplazamiento lateral en talones
Figura 116
Posición: bípedo
Material: plano inclinado
Movimiento: desplazamiento de espalda en talones
65
Figura 117
Posición: bípedo
Material: plano inclinado
Movimiento: marcha al frente en borde externo
Figura 118
Posición: bípedo
Material: plano inclinado
Movimiento: marcha al frente en borde interno
Figura 119
Posición: bípedo
Material: plano inclinado
Movimiento: desplazamiento de espalda en externo
Figura 120
Posición: bípedo
Material: plano inclinado
Movimiento: desplazamiento de espalda en borde interno
66
Figura 121
Posición: bípedo
Material: plano inclinado
Movimiento: desplazamiento lateral en borde externo
Figura 122
Posición: bípedo
Material: plano inclinado
Movimiento: desplazamiento lateral en borde interno
Figura 123
Posición: bípedo
Material: plano inclinado, theraband a nivel de tobillos
Movimiento: marcha al frente en puntas de pies
Figura 124
Posición: bípedo
Material: plano inclinado, theraband a nivel de tobillos
Movimiento: desplazamiento lateral en puntas de pies
67
Figura 125
Posición: bípedo
Material: plano inclinado, theraband a nivel de tobillos
Movimiento: desplazamiento de espalda en puntas de pies
Figura 126
Posición: bípedo
Material: plano inclinado, theraband a nivel de tobillos
Movimiento: desplazamiento de espalda en talones
Figura 127
Posición: bípedo
Material: plano inclinado, theraband a nivel de tobillos
Movimiento: desplazamiento lateral en talones
Figura 128
Posición: bípedo
Material: theraband a nivel de tobillos
Movimiento: marcha en puntas de pies
68
Figura 129
Posición: bípedo
Material: theraband a nivel de tobillos
Movimiento: marcha al frente en talones
Figura 130
Posición: bípedo
Material: theraband a nivel de tobillos
Movimiento: desplazamiento lateral en puntas
Figura 131
Posición:
Material: theraband a nivel de tobillos
Movimiento: desplazamiento lateral en talones
Figura 132
Posición: bípedo
Material: theraband a nivel de tobillos
Movimiento: desplazamiento de espalda en talones
69
Figura 133
Posición: bípedo
Material: theraband a nivel de tobillos
Movimiento: desplazamiento de espalda en puntas de pies

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada